VOLKSWAGEN CAMINHÕES E ÔNIBUS CELEBRA 25 AÑOS

VWCO celebra 25 años de haber elegido Resende para albergar su fábrica. Con una inversión inicial de 250 millones de dólares, la ensambladora ya ha quintuplicado los recursos aplicados para el desarrollo de su operación, que ha dado un salto cualitativo desde su instalación en la ciudad. En total, en este período se han destinado 5,5 billones de reales para el crecimiento de la empresa, en cinco ciclos de inversión consecutivos, y se espera que el más reciente se complete en 2021. 
Esta cantidad revolucionó a la VWCO, culminando en su expansión definitiva en el mercado de vehículos comerciales. Tras la construcción de su sede en Resende, VWCO ha creado notables familias de productos como la Serie 2000, Constellation y Delivery, además de la introducción de la marca MAN en el país. También forman parte de estas evoluciones toda la línea Euro 5, la expansión de la capacidad de la fábrica, el desarrollo de nuevos productos y la expansión a los mercados internacionales. Además se añaden las inversiones en movilidad eléctrica.
 
"Durante 25 años, nuestra fábrica se ha convertido en una referencia con un Consorcio Modular sin precedentes y ha producido una serie de vehículos que se han convertido en verdaderos íconos del transporte. El secreto del éxito de nuestra marca se basa en un pilar claro: el cliente está siempre en primer lugar. Él es la base para el desarrollo de cada nuevo producto y nuestros servicios", dice Roberto Cortés, presidente y CEO de Volkswagen Caminhões e Ônibus. 
La búsqueda de una nueva fábrica y modelo de negocio llegó con el fin de Autolatina, cuando la ensambladora se encontró sin una línea para montar sus productos, que estaban ganando cada vez más notoriedad entre los clientes. Con rapidez, agilidad y considerando todos los aspectos relevantes para definir la ubicación de la nueva planta, se realizó un estudio técnico para concluir la elección, que consumió unas 60 mil horas. 
El interés suscitado provocó escenas singulares, como procesiones y vigilias de iglesias locales para atraer a Volkswagen a sus municipios, e incluso un cuerpo a cuerpo en el restaurante de una ciudad visitada por técnicos de la ensambladora en el sur fluminense, descubiertos durante el almuerzo y bombardeados con preguntas.
 
La elección de la ciudad del sur fluminense se debió a las muchas ventajas de la región. Resende estaba a medio camino entre Río y São Paulo, cerca de los principales proveedores de la marca, y de importantes centros de consumo, además había mano de obra calificada disponible y centros de capacitación para profesionales comprometidos a cooperar. La decisión se hizo pública en una conferencia de prensa en el Palacio Guanabara, con la presencia de ejecutivos de la montadora y autoridades de los gobiernos federal, estatal y municipal.
El proyecto inicial tenía como objetivo emplear a 2.000 colaboradores y producir 30.000 camiones y autobuses al año. La elección de Resende para una inversión de 250 millones de dólares en valores de la época fue precedida por una disputa en la que participaron nueve gobernadores, cuarenta y un alcaldes y cientos de cartas contestadas, procedentes de los interesados en ofrecer zonas industriales.
Veinticinco años después, la planta tiene una capacidad de producción de 100.000 camiones y autobuses anual. La marca celebra el liderazgo de sus camiones y autobuses en diversos segmentos del mercado y la entrada definitiva en la movilidad de emisiones cero, con la creación, recientemente anunciada, del e-Consorcio para la fabricación de camiones eléctricos.
 
La fábrica de VWCO fue pionera en la región y actualmente tiene una superficie total de un millón de metros cuadrados, 148.000 m2 de área construida, 100.000 m2 en el parque de proveedores y 50.000 m2 en el centro logístico. Poniendo todo esto en marcha, más de 4.500 colaboradores se comprometen a dar lo mejor de sí mismos durante todo el día, con gran determinación y espíritu de equipo. (VW Caminhões e Ônibus).