MAZDA Y SU ESPÍRITU MUKAINADA CUMPLEN UN SIGLO DE RESILIENCIA

 Este año 2020 Mazda cumple 100 años de construir un camino de superación basado en una filosofía y espíritu de resiliencia; enseñando como su fortaleza le ha permitido hacer frente a los obstáculos y salir más fuerte tras ello.
 
La icónica marca japonesa Mazda cumple un centenario de historia en medio de un contexto distinto y adverso que ha afectado duramente a la población mundial y también a la industria automotriz. Justamente por ello este aniversario, más allá de ser un motivo de celebración, se ha convertido en un momento de reflexión para recordar y reavivar la verdadera esencia y espíritu de la marca conocido como Mukainada. Se trata de la voluntad de no rendirse nunca y resurgir de las catástrofes más fuerte, aprendiendo de lo vivido para hacer las cosas mejor. En otras palabras, es la capacidad de adaptarse positivamente a las situaciones adversas.
 
Durante estos cien años, han sido innumerables las veces que la marca ha demostrado su filosofía de resiliencia e innovación; sin embargo, estos son los principales momentos que forjaron y mantienen viva esta filosofía:
Hiroshima es la ciudad donde en 1920 se fundó Mazda (llamada Toyo Kogyo en ese momento); un lugar cuyas catástrofes han forjado ese espíritu de resiliencia en la marca automotriz japonesa. Apenas tres años después de la Primera Guerra Mundial un devastador terremoto destruyó la región de Tokio. Mazda, en su compromiso de reconstruirla, innova y fabrica vehículos de 3 ruedas como elementos fundamentales de trabajo.
Como consecuencia de la explosión de la bomba atómica en 1945, Mazda perdió 119 empleados y 335 resultaron heridos.   Pero la subsecuente resurrección de Mazda no es la dramática historia de una compañía. Para el pueblo de Hiroshima, el renacimiento de Mazda está directamente ligado al renacimiento de la ciudad misma.
A pesar del devastador impacto, a finales de ese mismo año, y a costa de grandes sacrificios y esfuerzos, Mazda reinició la producción de vehículos comerciales de tres ruedas.
 
Las enormes necesidades de reconstrucción propiciaron la venta de este tipo de vehículos, y a lo largo de la década de los cincuenta la empresa se labra una reputación impecable.
Para 1962, Mazda tenía otro obstáculo que superar cuando el Ministerio de Comercio y la industria obligaron a los mayores fabricantes de vehículos a hacerse cargo de empresas más pequeñas, para que estas puedan competir a escala global. El aumento de presión por parte del gobierno implicaba que Mazda debía seguir adelante con el desarrollo de vehículos que le permitan sobrevivir de manera independiente. Con el enorme compromiso de sus empleados, entre ellos Kenichi Yamamoto y Kazuo Takata, Mazda desarrolló el revolucionario motor rotativo y dio el salto de ser una empresa local, a tener éxito internacional.
 
Otro de los hitos que muestran la constante reinvención y superación es el nacimiento de la filosofía Zoom-Zoom, una definición que conjuga varios factores: componentes de primer nivel, impacto positivo en la economía, calidad de consumo, respeto al medio ambiente y, sobre todo, generar placer en la conducción. De este nuevo modelo surgieron autos como el Mazda 6 y Mazda 3 que llevaron con gran éxito a la compañía hasta el siglo XXI.
 
El espíritu de superación de Mazda también se vio reflejado en el año 2015 cuando la marca cambió exitosamente su giro de negocio en Ecuador; reemplazando el ensamblaje de camionetas por la comercialización de un variado portafolio de vehículos de pasajero y SUV’s. La eficiencia con la que Corporación Maresa manejó el ingreso de la nueva generación de Mazda en el mercado ecuatoriano le valió convertirse en un referente en América Latina. A tal punto que, a inicios de este año, la marca escogió nuestro país para celebrar el Mazda Regional Meeting 2020, celebrar sus 100 años con otros distribuidores del continente y allí mostrar el caso de éxito que la marca ha tenido en el Ecuador.
 
Mazda está consiente que la humanidad y sus prioridades no serán las mismas y que la ‘nueva realidad’ debe enfocarse más que nunca en el bienestar humano. Gracias a su filosofía Human Centric dicho eje está cubierto, ya que la seguridad y el bienestar humano son un pilar fundamental de sus modelos desde 2018.
 
Tras 100 años de afrontar diversas catástrofes y crisis, no es descabellado pensar que, ante la actual coyuntura, la sabiduría y experiencia de Mazda sacará a relucir su herencia, valores y capacidad de reinventarse para salir más fuerte y robusta que antes.