LORENZO ARDIZIO, DIRECTOR DEL MUSEO ALFA ROMEO

El 24 de junio de 1976 se inauguró el Museo Histórico Alfa Romeo en la localidad de Arese, Italia, un espacio que se va actualizando permanentemente y que ahora se prepara para celebrar los 110 años de la marca del quadrifoglio.
Para apoyar estos festejos, Alfa Romeo USA lanzó un libro electrónico en el que recorren la prolífica historia comercial y deportiva de la marca que, actualmente, forma parte del grupo FCA (Fiat Chrysler Automobiles). 
En una entrevista con periodistas latinoamericanos Lorenzo Ardizio, director del museo desde 2014, repasó los hechos más destacados de la historia de la marca, respondiendo preguntas y contado algunos secretos.
 
¿Cómo fueron los inicios del museo?
El museo empieza como una iniciativa de personas relacionadas con la marca, como el diseñador Luigi Fusi que fue comprando algunos modelos y guardándolos en un “pequeño departamento” de coleccionistas. Con el tiempo la colección fue creciendo, aunque en este momento no estamos comprando autos. Por supuesto, aceptamos donaciones.
 
¿Cuál es el auto que refleja mejor la época en la que fue creado?
¡Todos! Cada uno es protagonista de su época. No es que sean un reflejo de la actualidad, sino que representan ese tiempo en el que fueron creados. Por ejemplo, el Giulieta fue parte de esa época, es una perfecta representación de los 50; la Giulia, de los 60…
 
¿Cuál es la historia del nombre Giulieta?
Los nombres de los modelos de Alfa Romeo siempre fueron técnicos en los que se utilizaban siglas referidas, por ejemplo, a la cilindrada. Pero, en la década de 1950, la marca elige abrirse a un público más amplio y para eso, deciden emplear nombre nuevos. La leyenda dice que, luego de una competencia, se realizó en una cena de la que participaron los integrantes del equipo, todos hombres. Al llegar al lugar y contemplar la gran cantidad de comensales todos varones, dijo: “Muchos Romeos y ninguna Julieta”. Aseguran que ese fue el motivo por el cual el nombre de Giulieta. La verdad es que no está confirmado, pero en el museo está el menú de esa noche firmada por los protagonistas.
 
¿Cuántos modelos se exponen en el museo actualmente?
El museo está dividido en tres partes. La primera es Cronología y está dedicada a la historia: cómo la empresa fue creciendo desde sus primeros días, pasando por la época de la guerra (en la que fue destruida por los bombardeos) y la del regreso; Belleza, dedicada a los diseño en la que, además, se incluyen reseñas de los modelos que formaron parte de, por ejemplo, películas, y Velocidad, en la que las performance son la clave. Actualmente hay unas 70 unidades en exposición que recorren todas las épocas.
 
¿Hay una espacio secreto?
Sí. Allí aparecen unas doscientas unidades, entre ellos conceptos que representan también los sueños de los diseñadores. Pero, además, hay un archivo con miles de metros de material (si lo pusiéramos de forma lineal) y medio millón de imágenes.
 
¿Qué documentos se pueden encontrar allí?
Por ejemplo, entre los más curiosos, podemos destacar, uno de los primeros diseños del logo de Alfa Romeo y una solicitud de empleo de Enzo Ferrari…
Recordemos que Enzo Ferrari fue piloto de Alfa Romeo durante mucho tiempo. Y fue director del equipo de competición hasta que en 1929 fundó su propia compañía. Es más, el Bimotore fue uno de los primeros autos de Ferrari: era un Alfa Romeo con el logo del cavallino. Tenía dos motores (uno adelante y otro atrás) que en conjunto entregaban una potencia de 540 CV, y alcanzó el récord de velocidad máxima: 337 km/h de promedio, aunque en una de las pruebas llegó hasta los 350 km/h.
 
¿Cómo es el proceso de búsqueda de piezas para la colección del museo?
Como el trabajo de Luigi Fusi fue muy exhaustivo, juntando los autos previos a 1950 y luego, a medida que pasaban los años, fue apartando los que consideraba imprescindibles hasta la fecha de inauguración del museo, casi no quedan piezas por recolectar. Las últimas que fueron incorporadas son los Giulia GTA y Stelvio GTA que marcaron sendos récords de vuelta en el trazado alemán de Nürburgring.

¿Cómo deciden si un auto se deja en el estado en el que lo encuentran o lo restauran a su condición de 0 kilómetro?
Los dividimos en tres grupos: autos que llegaron sin funcionar o en mal estado, aquellos que quedan tal cual que fueron encontrados y los que se restauran. En el primer grupo, se procede a la restauración, tratando de conservar la mayor cantidad de piezas originales posibles, reemplazando, obviamente, aquellas necesarias para que vuelva a funcionar. Las piezas extraídas se guardaron tal como se las sacó del automóvil, para un eventual reemplazo.
En el segundo se encuentran los permanecen en el estado en que se los incorporó a la colección. Aquí aparecen, entre otros, prototipos cuyo nivel de terminación no es el mejor y unidades especiales que fueron dejadas en estado natural a propósito como la Alfetta de 1973 que unió el Cabo Norte con Ciudad del Cabo en una travesía de testeo del auto.
Finalmente, los autos que son restaurados de manera completa, los cuales son tratados con la misma dedicación que le hubiera dado Luigi Fusi.
Si bien el museo cubre todas las etapas de la marca, dada su larga historia y los eventos que le tocó atravesar, seguramente existe un modelo que no está en la colección. ¿Cuál es?
El trabajo de Luigi Fusi, el primer curador del museo, fue increíble y la colección ahora puede cubrir casi todos los capítulos de la historia de la marca. Obviamente falta algo, pero a menudo es imposible comprarlo: pienso, por ejemplo, en algunos autos, piezas únicas que desaparecieron, como el Grand Prix 1914 o el prototipo del GP Tipo 162.
 
El museo también ofrece servicios a los propietarios de modelos clásicos de Alfa Romeo. ¿Cuáles son?
El museo cuenta con un gran archivo en el que se atesoran documentos, especialmente de los modelos producidos a partir de la posguerra ya que la mayoría de los anteriores fueron destruidos: solo queden unos pocos de esa época. Tenemos lo certificados de origen en los cuales aparecen datos específicos de cada modelo, como por ejemplo, color original y detalles técnicos, equipamiento y fecha de fabricación. Por supuesto, se ofrece apoyo técnico.
 
¿Cuáles son sus modelos favoritos?
Ralph Gilles, responsable de Diseño del grupo FCA, Alfista confeso, y yo coincidimos en elegir estos modelos como las referencias de la marca: Giulia GTA, 33 Stradale (del que se fabricaron solo doce unidades) y el 8C 2300 Monza de 1931. Ellos coinciden en un diseño muy atractivo y el empleo de soluciones tecnológicas de avanzada para su época.
 
El Museo Histórico Alfa Romeo es un espacio único que guarda, cuida y preserva el legado de una marca que ha nacido a la luz de una industria que, mientas buscaba su perfección descubría el mundo de las carreras para, desde ese lugar, hacerse un nombre para ser reconocida en todo el mundo. Hoy, sus puertas están cerradas, se puede recorrer a través de los tours virtuales o, por qué no, mediante el eBook, algunas de las maneras que nos permiten acercarnos a la historia de una marca y, especialmente a una épica de gloria del automovilismo mundial en la cual  Juan Manuel Fagio fue protagonista excluyente.